12,99€
1 Nuevo Desde 12,99€
4 Usado Desde 11,53€
Amazon.es
Envío gratuito
29,86€
112,00
1 Nuevo Desde 29,86€
Amazon.es
Envío gratuito
24,95€
38,99
1 Nuevo Desde 24,95€
1 Usado Desde 20,15€
Amazon.es
Envío gratuito
16,99€
23,99
1 Nuevo Desde 16,99€
Amazon.es
Envío gratuito
18,95€
38,00
2 Nuevo Desde 18,95€
Amazon.es
Envío gratuito
23,05€
8 Nuevo Desde 18,90€
Amazon.es
Envío gratuito
42,90€
1 Nuevo Desde 42,90€
Amazon.es
Envío gratuito
29,40€
1 Nuevo Desde 29,40€
Amazon.es
52,60€
1 Nuevo Desde 52,60€
Amazon.es
28,48€
1 Nuevo Desde 28,48€
Amazon.es
50,81€
1 Nuevo Desde 50,81€
Amazon.es
139,93€
4 Nuevo Desde 139,93€
Amazon.es
328,36€
1 Nuevo Desde 328,36€
Amazon.es
179,99€
1 Nuevo Desde 179,99€
Amazon.es
Última actualización: enero 1, 2019 7:21 pm

Frecuencímetro

Se conoce como frecuencia al número de veces que se da un fenómeno concreto en una fracción determinada de tiempo, por ejemplo, en un minuto o en un segundo. Un ejemplo clásico es el pulso cardíaco, que tiene en los seres humanos una frecuencia de 60 a 100 pulsaciones por minuto.

En el mundo de las ondas electromagnéticas, de sonido o de luz, también se da el fenómeno de la frecuencia. Las frecuencias se miden en hercios o hertzios (Hz), de acuerdo con un sistema internacional estandarizado. Un evento que ocurre con una frecuencia de 1 Hz es un evento que ocurre una vez cada segundo.

Los frecuencímetros miden la frecuencia contando el número de repeticiones de una onda en una posición determinada en un período marcado. Ese período se llama base de tiempo y su calibración es esencial para que las mediciones sean óptimas.

La manera de lograr que esa base de tiempo sea exacta es por medio de osciladores controlados por cristal de cuarzo, al cual se encierra en una cámara con temperatura controlada. El cuarzo vibra en frecuencias muy estables, lo que permite su uso en relojes y todo tipo de medidores de base de tiempo.

También es posible medir la frecuencia por medio de software especializado, no obstante, éste también necesita compararse con alguna frecuencia fija para autorregularse.

Usos del frecuencímetro

Las corrientes eléctricas disponen su flujo en forma de ondas, de manera que el flujo no sólo tiene tensión e intensidad, sino que también tiene frecuencia. Aun usando el voltaje y amperaje apropiados, una frecuencia incorrecta produce alteraciones en el funcionamiento de los electrodomésticos. Una frecuencia alta, por ejemplo, acelera los motores eléctricos como los que contienen las lavadoras o las puertas de garaje automáticas.

Por todo lo anterior, es importante calibrar correctamente la frecuencia de los flujos eléctricos y la única manera de hacer es midiéndola antes. Para ello, el frecuencímetro se coloca en paralelo sobre los puntos entre los que se efectúa la medida.

Es importante que el aparato tenga una resistencia interna alta para evitar grandes consumos y la alteración de la lectura. Es por eso que el frecuencímetro funciona con una mínima cantidad de energía.

¿Tipos de frecuencímetro?

Existen dos tipos de frecuencímetro en el mercado, los analógicos y los digitales, pero su campo de utilización es mucho más amplio que la variedad de sus tipos.

Frecuencímetro analógico

No contienen componentes digitales y funcionan de acuerdo a una corriente eléctrica o un campo electromagnético. En el primer caso, un galvanómetro de espiras muy finas y numerosas se combina con muchas resistencias y un diodo, generando un circuito que permite contar las ondas. En algunos modelos, la frecuencia se hace audible a través de una bocina.

Otros frecuencímetros analógicos son electromagnéticos. Estos contienen un electroimán y una serie de lengüetas de metal de distinto largo que vibran en distintas frecuencias. Al aplicar corriente al electroimán se logra mover una lengüeta en consonancia con la corriente que se mide.

Frecuencímetro digital

Funciona mediante el uso de un contador que acumula el número de eventos. Tras el período predeterminado el valor contado se transfiere a una pantalla led en la que aparece la frecuencia exacta.

Tras su uso el contador es llevado a cero, quedando listo para tomar la siguiente medida. Es el mismo sistema con el que funcionan todos los relojes digitales.

Aplicaciones comunes del frecuencímetro

En ocasiones se desean medir frecuencias de fenómenos que no están relacionados directamente con la electricidad o con el electromagnetismo, y en estos casos los frecuencímetros requieren un elemento transductor, el cual, generalmente, se apoya en el sonido o en la luz.

Por ejemplo, los afinadores de instrumentos musicales son frecuencímetros que “escuchan” un sonido a través del micrófono y arrojan el número de hercios que éste tiene; en el caso de un La, 440 Hz. Los más avanzados emiten una señal cuando se alcanza la frecuencia deseada.

Cuando se desea medir la frecuencia de alguna pieza mecánica, por ejemplo, el giro de una rueda o un engranaje, debe hacerse una marca en un punto de la rueda y medirla con una pistola lumínica.

Los frecuencímetros digitales también se usan para regular el barrido de los monitores de ordenador y el funcionamiento de los procesadores, que se pueden acelerar artificialmente por medio de overclocking.