139,99€
in stock
1 Nuevo Desde 139,99€
Amazon.es
Última actualización: enero 1, 2019 7:21 pm

Un galvanómetro es un dispositivo que se emplea para indicar el paso de pequeñas corrientes eléctricas por un circuito y para la medir la intensidad de la misma.

El mismo está compuesto por un imán que provee un campo magnético fijo, y una bobina móvil que gira en torno al campo magnético cuando se hace pasar corriente a través de ella.

La principal característica de un galvanómetro es la capacidad de mover una aguja cuando se hace circular una corriente continua a través de él. El movimiento de esa aguja es proporcional a la intensidad de la magnitud que se está midiendo. Todo esto se explica por medio de las leyes del magnetismo.

Las partes esenciales de un galvanómetro son:

  • Un imán, que produce el campo magnético fijo.
  • Una bobina móvil, a través de la cual se hace circular la corriente eléctrica.
  • Una aguja indicadora sujeta a la bobina móvil.
  • Una escala, que permite leer correctamente el movimiento de la aguja.
  • Un resorte, que equilibra la rotación de la bobina y devuelve la aguja al punto 0 cuando cesa la corriente.

Cómo funciona un Galvanómetro

El funcionamiento de los galvanómetros se basa en la interacción de la corriente eléctrica continua y el campo magnético fijo que provee el imán.

Al circular la corriente a través de la bobina, se genera un campo magnético que, por estar cerca del campo fijo del imán, origina una fuerza que hace girar la bobina en un sentido determinado. Dado que la aguja está fija a la bobina, ésta también se mueve.

Basta colocar la escala detrás de la aguja para realizar lecturas. Un resorte espiral permite que la aguja vuelva a su posición original, una vez que se interrumpe el paso de la corriente.

¿Utilidad del galvanómetro?

La principal utilidad de un galvanómetro es la de comprobar el paso de corriente por un circuito. Debido a su sensibilidad para indicar la cantidad de corriente que pasa a través de él, constituye la base de muchos instrumentos de medición como voltímetros, amperímetros y polímetros o multímetros.

Los valores máximos que puede soportar un galvanómetro son muy pequeños y tienden a quemarse. Por tal razón se les agrega una resistencia de valor constante, llamada “shunt” que consume la mayor parte de la corriente y permite medir valores mayores.

Una utilidad típica del galvanómetro es la de ayudar a explicar fenómenos magnéticos y electromagnéticos en los laboratorios de las escuelas.

Tipos de galvanómetro

Según el principio con el que operan, los galvanómetros se dividen en dos familias:

Galvanómetros magnéticos

Que a su vez pueden ser de los siguientes tipos:

Galvanómetros de cuadro móvil

Es el galvanómetro base, cuya bobina o cuadro es móvil. El imán está fijo y la bobina sostiene a la aguja indicadora.

Galvanómetros de imán móvil

A diferencia del modelo descrito previamente, en un galvanómetro de imán móvil la aguja indicadora está asociada a un imán que se encuentra situado en el interior de la bobina, que es la que está fija en vez del imán.

Galvanómetro de paleta radial

Cuenta con dos paletas, piezas rectangulares que constituyen el núcleo de la bobina. Una de ellas está fija y la otra es móvil y es rechazada magnéticamente por la paleta fija cuando hay corriente en la bobina. Ésta paleta mueve consigo a la aguja marcadora.

Galvanómetro de alabes concéntricos

Los alabes son anillos metálicos que captan y reproducen magníficamente los campos magnéticos. Al colocar varios de ellos se produce una bobina muy sensible. El alabe central es móvil y, al igual que en el mecanismo de paletas, se mueve en presencia de corriente y contiene la aguja indicadora.

Galvanómetro de émbolo

Se trata de un núcleo de hierro que entra y sale de una bobina fija y hueca (como si metiésemos una aguja de tejer en una pajilla). El campo magnético que se produce en la bobina mueve al núcleo de hierro o émbolo, y éste contiene la aguja indicadora.

Galvanómetros Térmicos

Los galvanómetros térmicos miden el paso de la corriente por medio de un mecanismo completamente distinto. Cuando una corriente atraviesa un conductor, la fricción de los electrones genera calor y el material se expande.

Un galvanómetro térmico aprovecha tal característica y usa un hilo muy fino que se estira o encoge según la intensidad de la corriente, lo que permite asociar el largo del hilo a una escala.